Las pipas en terminación natural tienen un atractivo especial emanado por esa superficie viva que irá evolucionando y mutando, en color y brillo, fumada tras fumada. Si además es una Bulldog o una Rhodesian el atractivo es doble. Si además es una Castello el atractivo es casi infinito y muy difícil de resistir.

Esta compacta Rhodesian de robustas líneas es una suma perfecta de los atributos que, a mi juicio, definen con precisión lo que debe ser cualquier pipa: líneas netas ejecutadas en brezo muy estacionado; terminación que da ganas de recorrer con los dedos; tamaño y forma que llenan muy bien la mano; boquilla cortada con maestría, ahusada, y con un botón redondeado y bien definido; y, como la cereza de la torta, el rim pulido que ostenta el alto grado de la raíz utilizada.

Buen gusto difícil de igualar en una pieza que encierra muchos grados de complejidad en su simplicidad minimalista. En esta caso, sin dudas, menos es más.

 

JMV

Castello Natural Vergin Rhodesian KKKK

$0Precio