Josef Brunner, hijo mayor del granjero Konstantin Brunner de la aldea Nieder-Huggerwald, perteneciente a la comunidad de Kleinlützel (Cantón Solothurn), fue enviado en 1871 a un tornero de pipas en Winkel / Alsacia para su aprendizaje. Como era habitual en ese momento, Brunner deambuló como oficial después de terminar el aprendizaje. Finalmente, fue a Saint-Claude, que entonces era el bastión mundial de la fabricación de pipas de brezo. Allí, Brunner pudo aumentar y profundizar sus conocimientos en el campo de la fabricación de pipas industriales.

De vuelta a casa en 1878, instaló un pequeño taller de tornería en la casa de su padre. Con el apoyo enérgico de sus dos hermanos menores, comenzó a producir pipas llevándolas a los mercados de los alrededores. En 1893, la esposa de Bernhard Brunner heredó el molino en Kleinlützel. En este punto, la fabricación de pipas fue trasladada a un anexo perteneciente a la planta. Ahora era posible accionar las máquinas con energía hidráulica, un alivio importante para los trabajadores y una innovación considerable en comparación con el sistema anterior . Se impulsó la producción y el negocio se desarrolló satisfactoriamente. En 1896 se construyó una nueva fábrica. En respuesta a otra demanda, en 1900 se añadió un departamento que producía bastones. Las pipas de Kleinlützel fueron muy apreciadas y recibieron muchos premios, por ejemplo, una medalla de oro por su excelente artesanía en la Feria Nacional Suiza en Berna en 1914.

El negocio se desarrolló tan bien después del cambio de siglo, que incluso se produjo una falta de trabajadores en Kleinlützel. El problema se resolvió mediante la fundación de una empresa subsidiaria en el pequeño pueblo cercano Laufen an der Birs en el Cantón de Berna. Esta planta no existió demasiado tiempo. La desastrosa crisis económica de la década de 1920 y principios de la de 1930 obligó a la familia Brunner a restringir drásticamente la fabricación de pipas. Además, las grandes fábricas de pipas francesas de Saint-Claude, aunque padecían las mismas circunstancias, inundaron el mercado suizo con pipas a precios que los productores suizos no podían igualar. Hacia 1931 aprox. 150 de los 180 empleados de Brunner habían sido despedidos; el resto permaneció en Kleinlützel, donde la energía eléctrica barata aseguraba una escasa supervivencia. En 1932, un tal Sr. Buhofer se unió a la familia Brunner. La empresa se llamó Brunner-Buhofer-Kompagnie y, poco después, Bru-Bu. Buhofer había hecho su fortuna en los Estados Unidos pero, añorando su hogar, regresó a Suiza en busca de un nuevo desafío.

El programa de fabricación de Bru-Bu se amplió con muchos artículos de arte en madera hechos a mano: escudos de armas familiares tallados, y artículos para la industria turística suiza en expansión. Las pipas permanecieron en el programa continuamente, pero las ofertas cambiaron de las tradicionales pipas suizas a las formas más "estándar europeas". En algún momento a fines de la década de 1970, Bru-Bu cerró. Algunos de los Brunner, hasta donde se sabe, continuaron como comerciantes de madera. Pero en 1986, una nueva vida llenó el antiguo taller de pipas Bru-Bu, cuando el equipo del Dr. Horst Wiethüchter y el "ex" Nielsen comenzaron a producir pipas Bentley de alta calidad allí. Siguiendo a Josef Brunner, Moritz Tschan en 1892 estableció una segunda fábrica de pipas en Kleinlützel. Con esto, la pequeña área del cantón de Solothurn se convirtió en el centro de la fabricación suiza de pipas, llamada "San Claude de Suiza". Bru Bu es ampliamente conocido como BBK.

Estate sin fumar

Estado: 10 de 10

Largo: 15 cm

Alto: 5 cm

Diámetro de la cazoleta: 3,5 cm

Diámetro del hornillo: 2 cm

Profundidad del hornillo: 3.5 cm

Peso: 65g

Filtro: no

B.B.K. Swiss Made

$30.000Precio